No es demasiado grande, apenas tiene 160 metros de longitud. Tiene forma de concha y en su extremo más occidental cuenta con un acantilado de 80 metros de altura. Esta playa es de cantos rodados y grava, no tiene servicios ni vigilancia, por lo que el baño tiene que hacerse con total precaución.

Es una playa verdaderamente bonita porque el viento y la fuerza del agua han ido modelando las caprichosas formaciones rocosas que veremos, tanto en el suelo marino cuando baja la marea como en las rocas que se yerguen desde el fondo del agua.

Es un lugar fantástico para visitar y donde no debéis olvidaros de la cámara de fotos, porque seguro que querréis recordarlo, aunque lo mejor, siempre es volver de nuevo.

Dirección

Nuestra dirección:

43°33'46.1N 6°18'58.9W

GPS:

43.563321, -6.311603

Teléfono:

-

E-mail:

-

Web:

-

Planificar mi ruta